Furomitosi
Furomitosi

«¿Por qué te pones tacones?»

«¿Por qué te pones tacones? Si no te hace falta».

«Con lo que se sufre con tacones, no entiendo para qué te los pones si a tí no te hacen falta»

A qué chica alta no le han dicho una de estas 2 frases en algún momento de su vida. Especialmente cuando obviamente lleva tacones.

Pues mire señora, me pongo tacones porque no quiero ir todo el día en zapatillas, por muy cómodas que sean, que lo son. Una se cansa de verse siempre de la misma guisa…

Típico día que quedas con unas amigas a cenar, sabes que tras la maravillosa cena os iréis a tomar una copita. Te apetece sentirte más mona o simplemente porque esos vaqueros negros con un señor tacón te hacen un culito de escándalo (tus amigas se morirán de envidia).

Se plantea la situación descrita en el anterior párrafo, llegas a la cena con tus amigas con el guapo subido de lo mona que te has visto en el espejo antes de salir de casa. Y lo primero que te dicen es, «¡qué guapa vas!».

Lo siguiente es cualquiera de las 2 frases dichas anteriormente. Las primeras veces, se pincha la maravillosa burbuja en la que ibas. ¡No nos puede importar!

Mi recomendación personal es contestar lo siguiente: «a mí también me gusta llevar tacones. Las altas también tenemos derecho»

No puedo dejar de señalar que, cuando vas igual de mona o más con un vestido y unas Converse. Es el momento en el que más agradeces ser alta. A veces, tenemos ventajas. Bendito Furomitosi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Instagram
Twitter
Pinterest